La Agrimonia (Agrimonia eupatorio L.) se utiliza en fitoterapia desde hace mucho tiempo: Dioscórides nos habla de ella cuando se refiere al «eupatorio».
En muchos lugares se conoce esta planta popularmente como «Hierba de San Guillermo»; asimismo recibe el nombre de «té del norte», pues se ha consumido, como infusión digestiva, en zonas de la Europa del norte a las que el auténtico té no llegaba o resultaba demasiado caro para la economía de sus habitantes; y por último ha llevado también el sobrenombre de «hierba de las heridas», pues, en épocas no demasiado lejanas, las hojas frescas machacadas se aplicaban sobre heridas, abscesos y úlceras con el fin de facilitar su recuperación.

A nivel popular, la aplicación más extendida y reputada de la planta es la de astringente, sobradamente merecida por su alta concentración en taninos catéticos; todo tipo de diarreas, disenterías y cólicos intestinales se han tratado mediante la toma de agrimonia con excelentes resultados.

Si nos centramos en un análisis más profundo de sus virtudes, observaremos que, en el plano digestivo, además del efecto astringente nada desdeñable, actúa sobre las inflamaciones de la mucosa digestiva, actividad justificada por su concentración de flavonoides. Algunos estudiosos encuentran en la etimología de su nombre («eupatoría») relación directa con el término griego «hepar» (hígado); de hecho, ha sido preconizada como excelente remedio contra los problemas hepáticos, sobre todo para las inflamaciones crónicas de este órgano (hepatitis).
Las inflamaciones del bazo y páncreas se encuentran, según algunos autores, dentro de su campo de actuación. A título personal puedo dar fe, exclusivamente, de la actividad colerética que produce la planta. Se observa un mayor aumento de la secreción biliar que redunda en una mejoría notable de la función digestiva, estando aquí justificada su toma como «té» después de las comidas.
La agrimonia ha sido defendida como un buen coadyuvante en el tratamiento de cuadros reumáticos, pero tampoco he observado una actividad significativa, salvo para algunos
casos, en aplicación extema. Lo mismo sucede con su efecto sobre las litiasis renales; no he visto probada su acción en este sentido, ni tengo datos contrastados directamente de otros profesionales que hayan descubierto mejorías significativas más allá del «aumento de la ingestión de líquidos» que su toma produce y la redundancia que esto tiene en cualquier litiasis renal.

Donde sí podemos decir que la agrimonia es un auténtico específico es para el tratamiento de inflamaciones de la mucosa bucal y faríngea. En este terreno, su efecto es contundente, resistiéndose pocos procesos, incluso los ya cronificados, a su tratamiento. Las faringitis y estomatitis tienen en la agrimonia, aplicada en forma de gargarismos y enjuagues, un remedio sumamente eficaz. Reduce las inflamaciones de la mucosa; pequeñas heridas, ampollas y úlceras se alivian hasta su progresiva desaparición en pocas aplicaciones. Es la planta ideal para aquellas personas que en su trabajo fuerzan la voz o la usan demasiado: profesores, actores, vendedores, cantantes, etc.; si utilizan esta planta de forma regular, observarán que las molestias de garganta, pérdidas de voz debida a inflamación de las cuerdas vocales, carraspera e irritaciones, mejoran con rapidez. Estas personas pueden recurrir a la agrimonia siempre que lo deseen, sin contraindicación alguna; pero no olviden nunca que están sometiendo a su garganta a un sobrees-fiierzo que deben controlar; si no, antes o después, ésta planta perderá sus efectos sobre el problema.

Muchas personas acusan en la garganta los cambios bruscos de temperatura, la toma de bebidas frías y los aires acondicionados, tanto fríos como calientes: en estos casos prestará la planta ayuda inmediata.

Cuando se producen heridas en el interior de la nariz, ampollas o pequeñas úlceras, podemos aplicar agrimonia con un cuentagotas o hacer lavados nasales completos, introduciendo agrimonia por las fosas nasales hasta que, por vía retronasal, llegue a la garganta.

Esta práctica es un buen coadyuvante en los casos de sinusitis y sinobronquitis, en los cuales hay riesgo de que la infección descienda al árbol bronquial. En la tos irritativa y cuadros asmáticos, las gárgaras con agrimonia mejoran la mucosa y alivian los síntomas.
Los fumadores harán bien si, periódicamente, utilizan esta planta para calmar las irritaciones producidas por el humo y la nicotina en su garganta.

En la higiene bucal puede aplicarse agrimonia, después de haber cepillado los dientes y encías, con el objeto de fortalecer la mucosa; también las personas con encías sensibles que sangran con facilidad al cepillarse pueden mejorar considerablemente con su uso la resistencia de las encías hasta la desaparición del problema.

Las aftas bucales pueden tratarse con la aplicación de esta planta, que las elimina y calma las molestias originadas por su presencia.

En los problemas cronificados como faringitis, laringitis y anginas de repetición aumenta la resistencia de la mucosa frente a las agresiones externas, y bien acompañado de algún inmu-noprotector (por ejemplo, Echinacea Angustifolia) puede sernos de gran ayuda.
Las aplicaciones externas de agrimonia se utilizan como cicatrizantes en las úlceras, grietas, heridas, escoceduras, quemaduras y abscesos; tiene propiedades calmantes y antiinflamatoria útiles en contusiones, esguinces, pequeños edemas, inflamaciones articulares y varices; el efecto es lento pero eficaz.

EFECTOS SECUNDARIOS
No se han descrito a dosis terapéuticas.

CONTRAINDICACIONES
No se han descrito a dosis terapéuticas.

OBSERVACIONES
Es recomendable aconsejar siempre un lavado con agua de bicarbonato en gargarismo o enjuague antes de aplicar la agrimonia; en las fosas nasales se sustituirá esta solución por suero fisiológico o agua marina. En las aplicaciones internas podemos endulzar con miel las infusiones para suavizar y tonificar la mucosa a la vez que realizamos el tratamiento con agrimonia.

¿Donde comprar extracto de Agrimonia en LLoret de Mar?

Farmacia El Molí de LLoret de Mar

Encuentranos en Google maps: Google Maps
Farmacia especializada en suplementos nutricionales, fitoterapía, homeopatía y alta cosmética farmacéutica
Abierta 24 horas los 365 días del año
Av. de Vidreres, 146
17310 Lloret de Mar
Teléfono 972 964 655
Whatsapp: 672 425 243

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here