Llamamos estreñimiento a la escasez de deposiciones, generalmente menos de tres veces por semana, o a la dificultad para lograr su evacuación y a la dureza de las mismas. El ritmo “normal” de las deposiciones varía mucho de un niño a otro, por lo que un niño estreñido no es sólo aquel que defeca menos sino que lo hace con molestias, dolor o cuyas heces son duras.
Cualquier cambio en la rutina diaria del niño: viajes, cambio de casa, enfermedad, acontecimiento familiar traumático, etc… puede hacer que las deposiciones se distancien, acumulándose heces cada vez más duras y secas en los tramos finales del intestino. Este hecho hará que la defecación sea cada vez más incómoda y finalmente cause dolor. En cuanto el niño relaciona el dolor con la deposición puede comenzar el desarrollo de un estreñimiento crónico.

Síntomas del estreñimiento

• Inapetencia, malestar general

• Cansando (no tiene ganas de realizar actividad física)

• Dolor abdominal recurrente.

• Evacuación poco frecuente, sólo una vez cada 3 ó 7 días.

• Dolor al expulsar las heces (e incluso sangrado por fisura anal).

• Heces duras, como pequeñas bolás.

• Ropa interior manchada de heces (encopresis).

¿Cómo puedo prevenir el estreñimiento de mi hijo?

Si su niño ya sabe ir solo al baño, haga que se siente en el váter de 5 a 10 minutos, dos o tres ocasiones al día, hasta realizar deposiciones. Es ideal hacerlo después de alguna comida principal, ya que al comer se estimula la evacuación intestinal por el “reflejo gastrocólico”.

Si los pies del niño no llegan al suelo cuando esté sentado en el váter, ponga un taburete debajo de los pies para que las rodillas estén más altas que las caderas. Esta posición facilitará la expulsión de las heces. También ayudará a su niño a sentirse bien apoyado, podrá relajarse, y no tensará los músculos del abdomen intentando mantener el equilibrio. Es importante enseñarle que no debe aguantarse las ganas de ir al baño cuando sienta la necesidad.

Limpie bien la piel después de cada deposición o cuando se haya manchado la ropa interior por accidente. Esto previene irritaciones. Cuando les duele la piel (por irritación) los niños pueden tratar de contener las ganas de evacuar empeorando el estreñimiento.
Anímelo a juegos activos y al ejercicio, ya que la falta de actividad tiende a hacer más lenta la función intestinal.
No se deben administrar laxantes ni enemas, si no han sido indicados previamente por su Pediatra.

¿Qué debe comer mi hijo para prevenir el estreñimiento?

Anímele a que beba agua y zumos de fruta natural, especialmente de manzana, pera, cereza, uva o ciruela. Los zumos envasados no son recomendables ya que aumentan la fla-tulencia y los dolores abdominales.

Asegúrese de que su hijo lleve una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras, así como productos a base de cereales integrales, pues estos alimentos facilitan la formación de las heces, su paso por el intestino y su posterior evacuación. Otros alimentos que también aportan mucha fibra son las legumbres y los frutos secos. Hay que evitar el abuso de alimentos astringentes como patatas, plátanos, arroz y alimentos ricos en azúcares como el chocolate y las golosinas.

Limite la leche y productos lácteos a 500 mi/ día en global: puede sustituirlos con productos no lácteos y derivados de la soja hasta que se haya superado el estreñimiento (para algunos niños la lactosa de los productos lácteos causa estreñimiento).

En los casos de estreñimiento simple, unos hábitos alimentarios correctos pueden, por sí solos, conseguir resultados satisfactorios y una defecación regular.
Como norma general, el pronóstico del estreñimiento funcional en el niño es bueno, aunque en un 30-50% de los casos pueden presentar recurrencia.

Ayudas naturales y aconsejadas

Probioticos: Los probióticos están recomendados en situaciones en las que se altera el equilibrio de la flora intestinal (por ejemplo: tras un tratamiento con antibióticos, en caso de diarreas…) para fortalecer las defensas naturales y contribuir en el bienestar general de forma fácil y natural . Indicado en caso de trastornos digestivos, cólicos, regurgitaciones, diarreas, estreñimiento y gases

 

Combinaciones de Manzana – Lactulosa – Achicoria – Inulina – Ciruela – Tamarindo – Hibisco – Verbena – Hinojo – Comino.  Recomendamos el producto de Pegaso Modulax Junior jarabe.

Complejo líquido a base de lactulosa y extractos vegetales en particular Tamarindo para la regularidad del tránsito intestinal. La fórmula especial delicada y sabrosa hace que sea adecuado para los niños desde el primer año de vida.

Útil para

  • para facilitar el tránsito intestinal (tamarindo)
  • para favorecer la eliminación de los gases intestinales (hinojo y comino)
  • para el equilibrio de la flora bacteriana eubiótica (inulina)

Características:

  • realiza una acción delicada;
  • puede ser utilizado durante largos períodos;
  • la composición a base de extractos vegetales resulta segura y bien tolerada con las dosis aconsejadas;
  • de sabor agradable, permite una personalización de la dosis en función de la reacción subjetiva de la respuesta;
  • sin colorantes, sin gluten y sin lactosa;
  • sin adición de azúcares (sacarosa, lactosa) y sin edulcorantes. Contiene obviamente azúcares de la fruta para la presencia de zumo de manzana, ciruela y tamarindo.
  • totalmente natural;
  • aptos para celíacos, diabéticos, vegetarianos;
  • frasco de 100 ml, tamaño ideal para viajes en avión.

Disponemos de estos productos en Farmacia El Molí de LLoret de Mar.

Nuestra Farmacia está especializada en suplementos nutricionales, fitoterapía, homeopatía y alta cosmética farmacéutica

Encuentranos en Google maps: Google Maps
Abierta 24 horas los 365 días del año
Av. de Vidreres, 146
17310 Lloret de Mar
Teléfono 972 964 655
Whatsapp: 672 425 243

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here